miércoles, 21 de noviembre de 2012

¡AFAYAIVOS!

Si, bienvenidos y celebremos el día de hoy. Porque por fin, después de muchos años de espera ha llegado a mis manos la expansión de Aquelarre sobre Asturias; Asturies Medievalia.
Y es que Mazinger Oviedo todavía se llamaba Arte9 cuando por primera vez oí el canto de sirena que me susurraba que Ricard Ibañez nos iba a dedicar un suplemento. ¡A nosotros!¡A Asturies!
Ayer por fin, la cartero me ha entregado el paquete cuidadosamente cerrado por los chicos de Nosolorol. Y allí estaba... Claro que la sorpresa no fue tanta porque ya me había descargado el PDF dos días atrás... ¡pero la edición física impone!

El problema, es que no es exactamente lo que yo me esperaba. No me malinterpretéis, responde perfectamente a los cánones que siempre se respetan en la expansiones de Aquelarre. Pero yo tenía otra cosa en mente.
En Asturies Medievalia nos encontramos con un breve resumen de nuestra historia (regular), un seleccionado Bestiario Asturiano (bien), Geografía Mágica Asturiana (bien), tres capítulos dedicados a lo que se podría resumir como "Vezos y costumes", esto es Supersticiones, calendario y ciclo de la vida (flojo), Leyendas asturianas (bien) y aventuras, como no (están por ver, aun no las he leído). 
 Con todo lo anterior deberíamos tener material suficiente par meternos en faena y comenzar a rolear en nuestro solar astur, pero desde mi punto de vista el suplemento falla en la consecución de este objetivo. ¿Por que? A ello voy.
 Con respecto a la sección de historia se centra demasiado en la época de la monarquía asturiana. Es cierto, es la época más flamante de la Asturias medieval... pero transcurre 400 años antes del arco temporal del juego. Para más inri, apenas en medio folio se nos ventila la historia bajomedieval asturiana. Es decir, a la época del juego se le dedica prácticamente nada. ¿Es que no hubo nada que reseñar en Asturias en esos años? Lo hubo y a ello dedicaré este blog. 
 El Bestiario: fenomenal, aunque se echan de menos algunas criaturas, pienso en el home-llobu, los l.lobos meigos y la guaxa. Pero se entiende que por cuestiones de espacio no cabe todo. Un apunte; Xuan Cabritu, al que se le dedica un espacio en les Llendes Asturianes, si es un numen, tal y como ellos dicen, debería estar en esta sección. 
 Geografía mágica, buen trabajo, aunque no tengo muy claro que pintan ahí los Perxuraos de Llanera. Por cuestiones de espacio muchas cosas se han quedado en el tintero. A ellas dedico también este Blog.
 Los tres capítulos dedicados a "Vezos y costumes". Aquí está el problema y, ojito, que no es exclusivo de este suplemento, en todos los suplementos territoriales nos encontramos con un apartado dedicado a los hierbajos que te corresponde quemar/hervir/masticar cuando tienes catarro. Entiendo que son cosas interesantes desde un punto etnológico,  entiendo que ayudan a darla color y trasfondo a juego, pero... desde un punto de vista puramente rolero ¿es más interesante saber que la gente ayuna en cuaresma o saber de las andanzas de los caballeros ladrones que tenían la encomienda del castillo de Tudela y se dedicaban a saquear a los mercaderes que atravesaban Olloniego camino a Oviedo? En mi opinión la segunda opción es más interesante y creo que deberían centrar las expansiones más en esos datos que en la receta del ferviellu. 
 Leyendas Asturianas, esta sección es de los mejor del suplemento, ideas de aventuras y lecturas entretenidas. Una pena que no sea más larga. Espero que otras muchas vean también la luz desde aquí.
 Las aventuras no las he leído todavía así que se quedan sin comentario por ahora, volveré a ellas más adelante. 
 Todo lo anterior viene referido a lo que hay en el suplemento, sin olvidar la parte gráfica y la maquetación que en la última edición es uno de sus puntos fuertes. Pero no quiero acabar está entrada sin resaltar uno de los puntos flacos del suplemento: la falta de mapas.
 Pese a la profusión de localizaciones que se mencionan en las distintas secciones, no hay en todo el suplemento sino un mapa del Oviedo medieval (este bastante bueno, por cierto) y está carencia afecta muy negativamente al suplemento. El castillo de Tudela, el castillo de Gauzon, manantiales, rocas, cuevas, etc. no son fáciles de localizar sin ayuda. Un mapa esquemático como los que se disponían del señorío de Vizcaya o del reino de Navarra hubieran sido muy bien recibidos. Asturias es un territorio y nada define mejor un territorio que un mapa que lo representa. También aquí intentaré solucionar esta carencia.

Conclusión: Asturies Medievalia no es un mal suplemento, pero no es el suplemento que yo me esperaba. Esperaba con ansia un mapa de la Asturias medieval y me tengo que conformar con uno de Oviedo (chapo a este último, por cierto), me esperaba más historia sobre nuestro hidalgos y concejos y sus dimes y diretes y me tengo que conformar con los reyes asturianos y los remedios para la tos. Pero en fin, admito que mi decepción ha sido ocasionada por mi manera particular de entender Aquelarre, un punto de vista en el que prima más la historia y la geografía que las recetas caseras, en el que las leyendas se asoman solo en los rincones oscuros del bosque y lo sobrenatural se recuerda como un mal sueño de una noche sin luna. 

Es la primera entrada de este blog y solo queda ir poblando esos rincones con las historias escritas en los códices, susurradas bajo los horreos y cantadas en las brañas.

1 comentario:

  1. "Nos pararemos cerca del rìo Cùa, en el Bierzo, despuès de la ciudad de Leòn, entre Ponferrada y Villafranca del Bierzo. Hay un monasterio que, segùn nos dijeron, està cayendo a trozos y los monjes no consiguen hacer frentes a las dificultades cotidianas" (El Alma de Las Piedras, Paloma Sanchez-Garnica)

    ResponderEliminar